Galleta Tuerta
Espacio personal

Martha Nussbaum: el futuro de las humanidades II

Miércoles 29 de agosto. Estoy sentado en la cuarta fila del auditorio de la facultad de derecho. Martha Nussbaum en elegante traje azul eléctrico se levanta de su asiento, luego de ser presentada, y sube al estrado. Es alta, rizos casi blancos, sonrisa gatuna,rostro sosegado.

Habla de Gandhi, Tagore, Rawls, Amartya Sen, la India, Estados Unidos, Alemania, educación, democracia, ciudadanía global, compasión, pensamiento crítico, imaginación narrativa, humanidad. Toma al mundo, lo abraza entre sus sabias manos, lo hace más redondo. Borra las fronteras, hilvana los años como cuentas en un collar, toma su cabellos y los estruja al momento de contar sus anécdotas. Domina el escenario, dirige sus ojos al público, sonríe con ironía. Ella es el texto. La gran mayoría con orejeras radiofónicas no llegamos a escucharla. Aprovecho y escapo de la prisión auricular. Algo de mi inglés básico me fue de ayuda.

Ella dirige, receta, aconseja; no predice. Recoge la sonrisa de un niño en la India y lo convierte en mecanismo de libertad para EEUU. Hace de la pregunta sobre las propias costumbres una sana defensa contra la discriminación. Hombres y mujeres, ricos y pobres, economía y humanismo; todo se condensa. Mi corazón se inflama de esperanza.

Al terminar esa extática hora el presentador pide un fuerte aplauso. Tenía ganas de pararme y gritar como en aquel concierto de Waters. Tomo mi cuaderno y mi grabadora y los coloco en la mochila. Todo está en movimiento. La gente se quita los audífonos, los murmullos empiezan, secundan a Nussbaum con dirección a la puerta, tres personas la atajan. La tercera persona soy yo.

‘Professor Nussbaum, I admire your work. Specially your defense of gays and lesbian peoples. I read this book before read your books (nótese el nerviosismo gramatical)’. Extiendo ‘Maurice’ de E.M.Forster, lo toma entre sus manos. Asiente con el rostro, bella. Lamentablemente no tenía la grabadora a la mano así que reconstruyo mentalmente lo que dijo: Es interesante. Hace poco vi en las noticias un crimen entre una pareja de hombres. Uno le había sido infiel al otro. El tema terminó en los tribunales y hubo policías de por medio. Lo interesante de todo es que no pusieron especial atención en el hecho de que fueran homosexuales, sino en lo censurable del crimen de traición’. Asentí, traté de demostrar que entendí todo. Obviamente no fue así. Me quedé contemplándola. ‘Is a pleasure to listen you, Proffesor Nussbaum’. ‘Thank you’. Extendí mi mano. ¡Le dí la mano a Martha Nussbaum! No lo podía creer.

La multitud se había ido. Abrí la novela: ‘With my very best wishes. Martha Nussbaum’. Alzé la mirada y vi como se alejaba por el patio principal de la facultad de derecho. Nadie volteaba a verla. No se daban cuenta de que a la más grande filósofa norteamericana de la época se le hacía tarde para llegar al aeropuerto.

2 comentarios to “Martha Nussbaum: el futuro de las humanidades II”

  1. Buena Neto… bastante nerviosismo…😉

  2. Si, pero los valió. Ni siquiere llegué a pronunciar bien mi inglés. Terrible.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: