Galleta Tuerta
Espacio personal

Feminismo y escritura

Estoy asistiendo a un seminario de literatura feminista en la San Marcos. Como no soy literato ni tampoco feminista la pregunta cae por su propio peso ¿qué estoy haciendo ahí dentro? Como estudiante de linguistica no tendría una razón fuerte para unirme a este grupo de 28 mujeres y tres hombres (incluyéndome). Pero si algo he aprendido a lo largo de estos dos años en la facultad de humanidades es que un investigador bien preparado debe tener una preparación multidisciplinaria. En mi caso es bien sencillo: quiero armarme de bibliografía y diversos puntos de vista con respecto al feminismo y estudios de género. De esta forma, le sacaría el jugo al seminario para abordar mejor los temas sociolinguisticos.

Antes de cada sesión se nos entrega un paquete de lecturas. El primero contenía una sorpresa para mí: un capítulo de ‘Escritura y oralidad’ de Walter Ong. El tema de la oralidad lo vi superficialmente en un curso de mi universidad. Sinceramente no me llamaba mucho la atención hasta que (nótese que siempre hay un ‘hasta que’ en mis posts)  revisé parte del libro de Ong. Nunca había leido a Ong pero sí sus trabajos junto a Osterreicher sobre el tema de inmediatez/distancia comunicativa. Este último es interesante hasta que se empieza a dar rodeos teóricos y abstractos (que tanto repelo) y se esfuma el interés en los casos específicos.

Con Ong me pasó algo poco usual. Salgo de la lectura empilado, algo agitado y deseoso de más información. Me digo ‘Waw’, ‘qué loco’, ‘alucinante’ y mil cosas más mientras mis ojos recorren extasiados línea tras otra. Este tipo de textos tienen aquello que me gusta: eslabones inexplorados entre diferentes ramas del saber (filosofía, historia, literatura, psicología y linguística en este caso), extrañamiento sobre lo cotidiano (la escritura parece reestructurar la conciencia) y visión histórica a gran escala (5000 años de escritura ).

No dejaré más espacio a mis divagaciones personales y pasaré a transcribir uno de los fragmentos que más me gustó. Aquí se habla del caracter ‘escritural’ del latín y sus implicaciones en el desarrollo de la ciencia escolástica:

Influencias recíprocas: las lenguas cultas

(…)

Falto de los balbuceos infantiles, aislado de la más tierna edad de la infancia, donde se hallan las raíces psíquicas mas profundas del lenguaje, sin ser primer lengua para ninguno de quienes lo hablaban, pronunciado en toda Europa de modos a menudo mutuamente ininteligibles, pero escrito siempre de la misma manera, el latín culto constituía una ejemplificación soprendente del poder de la escritura para aislar el discurso y de la productividad inigualada de tal aislamiento La escritura, como se ha visto antes, sirve para separar y distanciar al conocedor de lo conocido y , po ende, para establaecer la objetividad. Se ha sugerido (Ong, 1977, pp. 24-29) que el latín culto produce na objetividad aún mayor mediante la instauración del conocmiento en un medio apartado de las profundidades cargadas de emocioens de nuestra lengua materna, reduciendo de este modo la interferencia del mundo vital humano y posibilidad el reino extraordinariamente abstracto del escolasticicismo medieval y de la nueva ciencia matemática moderna que siguió a la experiencia escolástica. Sin el latín culto, parece que la ciencia moderna se hubiera puesto en marcha con mayor dificultad, si es que se puso en marcha. La ciencia moderna creció en suelo latino, pues los filósofos y científicos, hasta el tiempo de Sir Isaac Newton, comúmente escribían y elaboraban sus pensamientos en latín.

p. 113

Ong, Walter. Cap. IV La escritura reestructura la conciencia.  En ‘Escritura y conciencia’.  Buenos Aires D.F. FCE. 1993 (1987)

Rocío Silva Santistevan y Mariella Saladicta dictan el taller. En estos días estoy leyendo sus poemarios. Es interesante como uno puede tener a una poeta como profesora y luego de eso acercarse como un voyeour a sus trabajos. Siento que hay un desfase entre la Rocío que tengo al frente todos los jueves y la mujer que se desgaja en versos en ‘Mariposa negra’.

Pero yo no sé casi nada de poesía feminista. Ahora sí hace falta un ‘hasta que’.

Una respuesta to “Feminismo y escritura”

  1. Water Ong y su autonomuos discourse. Yo lo usé para mi tesis. me sorprende que haya llegado a tus manos. Estás hecho para la Academia. Te felicito.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: