Galleta Tuerta
Espacio personal

Patriotismo y cosmopolitismo: Susana viajera

Como ya deben saber, soy admirador de la filósofa americana Martha Nussbaum. Hace poco estuve leyendo un ensayo suyo donde habla de la necesidad de convertirnos en ciudadanos del mundo (i.e. cosmopolitas) y de desligarnos de sentmientos patrióticos perjudiciales. El texto es conducido con voz apasionada, académica y legible: el estilo Nussbaum.

Llegando al final del ensayo, y cargado con todas las argumentaciones políticas y éticas de la autora, me topo con una advertencia. La contra-argumentación emotiva a la tesis de Nussbaum: el cosmopolita es, casi necesariamente, un solitario.

Inmediatamente me acordé de Susana, tal vez la única trotamundos que conozco. Ella, a diferencia de otros amigos que emigraron por cuestiones de trabajo, tiene una visión muy personal de las experiencias de viaje. Creo que ella considera que viajar y aprender de los nuevas situaciones es la manera más plena de vivir. Aún recuerdo cuando asistí a su seminario de narrativa de viajes en la UDEP. Nos hablaba de Marco Polo, Ulises y Kapucinsky, y de la manera en que sus experiencias de viaje reconfiguraban sus respectivas visiones del mundo.

 

Al final del curso viajamos, como era de esperarse, para tener material para nuestras crónicas. Nuestros destinos: Sechura y sus pueblos fantasmas, la sierra de Piura y sus ciudadelas incas. De esta última experiencia hablaré algún día.

 

La vida de Susana es fiel ejemplo de aquella soledad cosmopolita. Susana, desligada de aquel ensañamiento telúrico que ata a la gente a sus respectivos territorios geográficos apostó desde hace mucho por el errabundismo espacial. Mi amiga sabe que la pertenencia a un pueblo no implica una ligazón sentimental. Así como un niño no quiere inevitablemente más a su padre por pasar más tiempo al lado suyo, así tampoco un alma viajera quiere más a un sitio por simple aritmética de tiempo. Si hay algo que aprendí de ella es a ver más allá de las ‘irrelevantes fronteras nacionales’, una de las propuestas básicas de Nussbaum en ‘Patriotismo y cosmopolitismo’. Asimismo, ella es un ser solitario porque sabe que su patria es el mundo y que el hogar es algo que se construye y no algo que se hereda. Aquí los dejo con un extracto del libro:

IV

El convertirse en ciudadano del mundo resulta a menudo una empresa solitaria. Es, como sostuvo Diógenes, una especie de exilio: un exiliarse de la comodidad de las verades locales, del cálido y acogedor sentimiento patriótico; del absorbente dramatismo del sentirse orgulloso de uno mismo y de lo que es propio. En los escritos de Marco Aurelio (así como en los de sus discípulos estadounidenses Emerson y Thoreau), el lector acostumbra a percibir un sentimiento de irremediable soledad, como si el prescindir de los puntales que representan las costumbres y las fronteras locales privase a la vida de toda calidez y seguridad. Si un niño o una niña empieza su vida como un ser que ama y confía en sus padres, siente la tentación de reconstruir la ciudadanía siguiendo los mismo patrones, encontrando en una imagen idealizada de una nación una especie de sucedáneo familiar que hará por nosotros lo que esperamos de ella. El cosmopolistismo no ofrece este tipo de refugio; únicamente ofrece la razón y el amor a la humanidad que, en ocasiones, puede resultar menos cálido que otra fuentes de pertenencia.

p.27

Nussbaum, Martha. Los límites de patriotismo. Identidad, pertenencia y “ciudadanía mundial”. Paidós. Barcelona. 1999

Ahora, luego de su visita a Tailandia, mi gran amiga Susana volvió a reevaluar sus parámetros sobre lo que es la belleza, la espiritualidad y el mundo natural. Es decir, volvía a su labor de ciudadana del mundo.

7 comentarios to “Patriotismo y cosmopolitismo: Susana viajera”

  1. Hermoso post, Neto… viajar, perder paises, dijo el buen Pessoa. Nosotros tenemos que aprender a trasladarnos siendo conscientes de nuestra raíz. Nunca dejar de ser, ser… Gracias por hacerme recordar a Nussbaum…

  2. Cosmopolitan… yo no, sólo la revista.
    Mario Vargas Llosa escribió algo acerca del multiculturalismo hace un par de semanas en El Comercio (bueno, fue recopilado por El Comercio) y habla de lo malo que puede ser para algunas sociedades abrir las puertas a lo permisivo y dejar a todos expresarse libremente acerca de sus raices y respetando sus credos (that was random). Ahora, sí…yo quiero viejar, conocer nuevas culturas y aprender a little more…

  3. Hola Deran, gracias por la recomendación. Lamentablemente el libro que señalaste no se encuentra en la biblioteca de mi Universidad. Tal vez puedas contarnos algo de él en tu blog (¿tienes blog?). Me encantaría aprender más de crítica literaria.

    Saludos

  4. Estuve buscando algo relacionado con lo que se conoce como ciudado del mundo. En palabras más concretas, cosmopolita. Habra gente que de alguna u otra manera se sienta identificado con esta forma de vida que llega a nosotros, o por mejor decir, una nueva forma de ver la vida, el mundo. Ese mundo que debería ser como tiene que ser, infinito. Ya lo dijo W. Blake.
    La difusión de la cultura de diferentes partes del mundo también es muy importante para sacar la verdadera ensencia del mundo.
    A principios de enero leí un artículo muy interesante sobre este tema ”llegó la hora del cosmopolitismo” es su nombre. Dicho artículo aparece publicado en El País, diario de España, desde donde escribro.
    A continuación la dirección:
    http://www.elpais.com/articulo/opinion/Llego/hora/cosmopolitismo/elpepiopi/20080110elpepiopi_12/Tes

    KWAME ANTHONY APPIAH me ha parecido una de las personas más coherentes al hablar sobre este tema.
    Sin más que decir y esperando que el que quiera se pase a echarle un vistazo, me despido. Gracias por la atención prestada.

  5. Estuve buscando algo relacionado con lo que se conoce como ciudado del mundo. En palabras más concretas, cosmopolita. Habra gente que de alguna u otra manera se sienta identificado con esta forma de vida que llega a nosotros, o por mejor decir, una nueva forma de ver la vida, el mundo. Ese mundo que debería ser como tiene que ser, infinito. Ya lo dijo W. Blake.
    La difusión de la cultura de diferentes partes del mundo también es muy importante para sacar la verdadera ensencia del mundo.
    A principios de enero del 2008 leí un artículo muy interesante sobre este tema ”llegó la hora del cosmopolitismo” es su nombre. Dicho artículo aparece publicado en El País, diario de España, desde donde escribro.
    A continuación la dirección:
    http://www.elpais.com/articulo/opinion/Llego/hora/cosmopolitismo/elpepiopi/20080110elpepiopi_12/Tes

    KWAME ANTHONY APPIAH me ha parecido una de las personas más coherentes al hablar sobre este tema.
    Sin más que decir y esperando que el que quiera se pase a echarle un vistazo, me despido. Gracias por la atención prestada.

  6. Muchas gracias Javier. Me gustó mucho leer a Kwame. Gracias por el dato. Yo quisiera que la educación en mi país sea cosmopolita. Pero eso va a tener que esperar mucho.

    Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: