Galleta Tuerta
Espacio personal

Frida deshace el género: una notas sobre sexualidad

‘La obra de Frida Kahlo es una cinta de seda alrededor de una bomba’

Andre Breton

Sería irrisorio decir que me identifico con la obra de Frida Kahlo. Simplemente afirmo que me gusta mucho y, en cierta medida, puedo acercarme a alguno de los conflictos por los que ella vivió. Mi acercamiento a la figura de Frida empezó, como un montón de gente seguramente, a través del biopic protagonizado por Salma Hayek. Pese a las inconsistencias de algunos pasajes de su vida y la perspectiva ‘costumbrista y ‘de postal’ que recibió el cambio social de su época, me agradó mucho. El dolor, la sensualidad, la visión particularmente mexicana y mestiza (que abordó inteligentemente la cosmovisión indígena) y enorme humanidad que encerraba cada cuadro sobrepasaba los límites del género, época y geografía. Frida era una artista completa.

Me encanto la escena final de ‘Frida’. La veía doliente, desnuda, cubierta de sangre elevándose sobre los cielos en su cama atada en juegos de luces comandada por un enorme esqueleto. Pero ni la misma Frida creía en algo más allá:

——-

Ya no tenía fuerzas.

-Su cuarenta y siete aniversario no signfico máque un día menos en aquella vida ques e acababa. Frida era consciente de ello:

La última palabra

Sin fuerzas. Totalmente agotada.

‘Embolia pulmonar’. Fue el último diagnóstico de los médiocs, cuando, al amanecer del 13 de julio de 1954, encontraron a Frida mueta en su cama.

¿Su último cuadro? Espléndidas sandías abiertas, apetitiosa: un bodegón titudlado ¡Viva la vida!

¿Sus última palabras? Una frase en su diario:

‘Espero que la salida sea afortunada y espero no volver jamás’.

p. 311

Jamis, Rawda. Frida Kahlo. Circe Bosillo. Madrid. 2003

—–

Hombres y mujeres. Tan distintos entre sí: culturalmente opuestos, socialmente empaquetados. Ser hombre y amar a otro hombre. Ser mujer y amar a otra mujer. La bisexualidad de Frida nunca fue un misterio y en estas épocas no hace sonrojar a nadie. Ahora quisiera dar mi opinión con respecto a esta visión de las cosas. Amo a Frida y todas las cosas que significó y también comprendo la dimensión de este espantoso conflicto sentimental.

¿Cómo una mujer puede amar a un hombre y luego a una mujer? ¿Cómo puede hacer eso un hombre? No lo puedo explicar. Tal vez mi visión de la sexualidad es muy alternativa o ‘queer’. Yo pienso que el sexo nos limita a todos. Estamos constreñidos a los placeres, atados a nuestros cuerpos. Si Frida Kahlo amó o gozó de la compañía de otras mujeres es porque para ella el sexo no importaba.

Judith Butler en ‘Deshaciendo el género’ propone que el género es algo que nosotros construimos constantemente. Por ejemplo. Nos hacemos hombres heterosexuales en interacción con los demás y lo mismo de otras posibilidades genéricas. Es decir, no hay esencialidad masculina alguna.

Lamentablemente Butler es difícil de leer. Yo tengo una copia entre manos y la he dejado en stand by para mis vacaciones de verano. Me encantan sus propuestas por eso es que miro casi avergonzado a mis dos libros (fotocopiados, por supuesto) empolvarse por el desuso. Atando esto con Frida Kahlo, yo no creo que ella haya apostado por alguna masculinidad sino por una especie de nueva categoría sensoria (o sensual) y sentimental. El amor entre mujeres es algo de lo que no puedo hablar mucho ya que no tengo mucho conocimiento al respecto. Pero hay un excelente capítulo de ‘El segundo sexo’ de Simone de Beauvoir sobre este tema. Voy a tomar unas ideas de allí.

La homosexualidad femenina implica recrearse como mujer objeto y sujeto de placer. Por lo tanto, todas las permutaciones son posibles entre dos. Asimismo, el posicionamiento de hija y de madre dentro de una pareja también tiene mucho que ver. La diferencia de edad, psicoanalíticamente hablando, puede explicarse como satisfacción de carencias o excesos afectivos de la edad más tierna. Como se ve, hay mucho más que pensar sobre la homosexualidad antes de aplicarle etiquetas heterosexualistas. No se puede hablar de ‘este es la mujer’ o ‘esta es el hombre’ ya que es sobresimplificar la naturaleza del problema (que muchas veces no es problemático sino caracterizador). No quiero terminar esta parte sin mencionar que estos factores condicionantes o propiciadores de conducta homosexualidad no son para nada ‘causantes’.

 

Una mala interpretación daría a pensar que esta es ‘la raiz del problema’ y que tendría una potencial solución. No hay tal problema y, por ende, ninguna solución. Por ejemplo, ambientes completamente neutrales durante la crianza de un niño no generaron actitud alguna en este. Sin embargo, vemos que la atracción homoerótica surge, así como surge la heterosexual. Hermanos criados en las mismas condiciones resultan ser disímiles en sus preferencias afectivas. Prueba clara del juego interno que significa la sexualidad.

¿Y Frida Kahlo? Kahlo supo todo esto sin saberlo. No lo aprehendió con la visión quirúrgica de ciertas personas (sociólogos, psicólogos y humanistas en general). En cambio vio en la sexualidad excelente materia prima para su obra. Ya que se puede interpretar su visión del sexo como germen de dolor y de vida. Al no poder tener hijos no vio en el juego del placer más que infértil exploración corpórea. La muerte en la sangre, bilis y semen humanos. Quizá ese es el peor dolor de todos: el que se enmascara con un halo embriagante de éxtasis, pero que sólo deja una estela de inmensa soledad.

La obra de Kahlo es un requiem al sexo generador de vida y una apología a la sensualidad.

7 comentarios to “Frida deshace el género: una notas sobre sexualidad”

  1. Querido Ernesto,
    en verdad me ha gustado mucho el post y el video de Frida con la canción de “llorona”, que en la peli de la que hablas la canta Chavela Vargas.
    Aquí te dejo con un link de una de las canciones más lindas sobre el amor entre dos mujeres: “Mar e Lua” de Chico Buarque, cantado por Mulheres de Hollanda (en castellano se lo he escuchado cantar a dui a Chico Buarque y Ana belén)
    un beso
    Nila

  2. Wow, excelente. Me gustó mucho esa manera de retratar a Frida. Ser capaz de enamorarse de un hombre y ser capaz de hacerlo de una mujer es la prueba de la bisexualidad. Yo, con las mujeres, ahí no+.

  3. Querida Nila:

    Vi el video y escuché la versión de Ana Belén y Chico Buarque. La canción es grandiosa, gracias por la recomendación. No sé mucho sobre el tema lésbico, me interesa más lo gay. Por eso tenía miedo de ‘meter mi cucharita’ si hablaba sobre mujeres.

    Con respecto a ‘Frida’, todo el soundtrack es alucinante, en especial la canción ‘Burn it blue’ que aparece en la escena final. Escúchala😉

    Un abrazo

  4. Iván:

    Tú sabes más o menos mi opinión con respecto a la bisexualidad. A mí particularmente me parece una posición muy conflictiva. Yo creo que querer a alguien por su sexo es limitante, sin embargo las pulsiones te dicen desde pequeño que preferencias tendrás de grande. La eterna pugna entre el amor y el sexo. La condena de ser criaturas sexuadas.

  5. Me ha encantado tu post.

    La figura de Frida khalo siempre es evocadora, creo que fue una mujer astuta y viva en su época.

    Me encantó la película.

    Saludos,

  6. A veces me pierdo leyendo retazos de posts, y algunos resultan interesantes, otros como éste resultan “cautivantes”, tienes un enorme talento y el post es una belleza, tu manera de explorar la personalidad bisexual de Frida, vaya quién no ha oido a Chavela Vargas y ese tema? vamos! sigue así, promete mucho tu bello espacio!!!

  7. Keep up the good work.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: