Galleta Tuerta
Espacio personal

Plántale cara al racismo

No me acuerdo bien como llegué a esta página. Pero lo que sí me acuerdo es que esta imagen me impactó muchísimo:

Grupos no contactados
Imágenes aéreas de indígenas aislados en Brasil, cerca de la frontera con Perú. Mayo de 2008

La imagen acompaña a una noticia que decía:

“El Gobierno peruano ha anunciado planes para investigar la situación apremiante de los indígenas aislados que viven en la remota Amazonia peruana.

El anuncio se ha realizado después de que unas fotos únicas sobre un pueblo aislado en Brasil, cercano a la frontera peruana, ocuparan los titulares de todo el mundo.
Las estimaciones hablan de 500 indígenas aislados en esta región, algunos de los cuales podrían estar en riesgo de conflicto con otros pueblos aislados de Perú que están huyendo a Brasil escapando de los taladores ilegales.

“La idea no es contactarnos directamente con ellos sino protegerlos”, ha declarado Ronald Ibarra, director del departamento de asuntos indígenas del Gobierno peruano (la Dirección General de Pueblos Originarios y Afroperuanos). “Un equipo profesional irá al lugar para levantar la información y determinar si efectivamente la tala ilegal está desplazando a estas comunidades.”
También se han tomado fotografías de las casas de uno de estos pueblos refugiados, que ahora están viviendo cinco kilómetros al otro lado de la frontera en Brasil.

En total, se estima que hay 15 pueblos indígenas aislados en Brasil, todos ellos amenazados con la extinción, principalmente por la actividad maderera ilegal y la exploración petrolífera. Son extremadamente vulnerables a cualquier tipo de contacto ya que no tienen inmunidad contra enfermedades foráneas.

Desde Survival declaran: “Este es un primer paso positivo que ha dado el Gobierno peruano, pero debe actuar rápido. Debe detener la tala, retirar a los madereros o a cualquier otro invasor de las tierras de los indígenas aislados, y asegurarse de que nadie más entre en sus territorios en el futuro”.

Tomado de http://www.survival.es/noticias/3367 el 17 de agosto a la 11:01pm.

Luego navegué más en Survival.es y me topé con más historias de pueblos no contactados por la ‘sociedad moderna’. Aquí algunas imágenes:

Sentineleses de Islas Andamán
Sentineleses de Islas Andamán
Korubos de Brasil

Ambas fueron las primeras fotografías tomados a estos grupos humanos. Son personas que no han tenido contacto con el mundo occidental y que han vivido ‘aislados’ de toda influencia suya. En la primera foto es el poblador de una isla cerca a Sri Lanka. Una isla diminuta y que nunca fue explorada sino hasta los días posteriores al tsunami. La otra foto fue tomada en 1996 por una agencia encargada de velar por la integridad de los pueblos indígenas de Brasil (FUNAI). Igual que los sentineleses, los korubos jamás han sido ‘incorporados’ al mundo globalizado.

¿Cómo es posible que dentro de este mundo, que se jacta de estar interconectado por todos sus rincones, aún existan pueblos aislados? ¿Estas personas han buscado su aislamiento de manera intencional? Y si es así… ¿por qué lo hicieron? ¿Qué debe hacer el mundo moderno con respecto a estas personas: llamarlas a formar parte de la estructura global o dejar que continuen su propio desarrollo?

Lo más alarmante de esta situación es que muchos de los pueblos no conectados del Perú se hallan en zonas de explotación de petróleo y madera. Por esta razón son desplazados de sus tierras frente al avance de la economía nacional, su medio ambiente es contaminado y son diezmados por enfermedades que no pueden prevenir ni controlar. Son muchos los perjuicios para estas personas. ¿Pero qué hay más allá de la incorporación al Estado? ¿Por qué a pesar de que estas personas han llegado a formar parte de la sociedad nacional pasan por muchas más dificultades que cualquier habitante de Lima metropolitana? Aquí un pueblo ‘contactado’, los Achuar del río Corrientes:

¿Por qué estas personas lucen como ciudadanos de segunda categoría (es decir, con menos derechos que un ciudadano ‘pleno’)? ¿En qué momento se les despojó de sus derechos?

La cuestión de los derechos de los pueblos indígenas debe pasar también por la reflexión en cuanto al racismo.  ¿Qué tiene que ver el racismo y la indiferencia frente a la situación de grupos indígenas aislados? Considero que la forma de abordar un potencial ‘contacto’ a estos grupos humanos tiene que pasar por la manera en que concebimos a estos grupos. Y los conceptos que manejemos de ellos moldean la manera en que los abordamos. Si consideramos que son personas limitadas mentalmente (casi hasta llegar a un nivel animal) poco nos importaría sus derechos. (En ese respecto, es interesante recordar que fue el mismo Papa de turno el que tuvo que anunciar de manera oficial que los indígenas de la América recién descubierta eran seres humanos).  En cambio, si pensamos en ellos como parte de una humanidad idéntica a la nuestra pensaríamos distinto, habríamos encontrado que el problema no es tal. Un problema requeriría una solución. ¿De dónde viene el problema: de ‘ellos’ o de ‘nosotros’ (espantosa dicotomía)? ¿De dónde vendría su solución? Considerando que el problema indígena no es tal, veremos que  el contacto (entendido como incorporación a una estructura socioeconómica nacional) no es lo más adecuado.

Inclusive alguien que aborde de una forma bienintencionada el asunto verá que tal contacto no puede ser unívoco. ¿En qué momento le pedimos permiso a estas personas para que acepten formar parte de un mundo distinto? ¿Por qué le competería a un grupo de extraños decidir sobre el devenir de estas naciones?

Entonces si ponemos sobre el tapete todas las consecuencias de un potencial contacto a ‘estas personas’: las cosas buenas y malas. Siendo lo más sinceros posibles. Abrumadoramente sinceros. ¿Cuál sería su reacción? (Cfr. comunidad Achuar del río Corrientes)

No pretendo dar ninguna respuesta absoluta a estas preguntas porque no me corresponde. La cuestión indígena no debería corresponder exclusivamente a los no-indígenas (una vez más los límites disfrazan nuestro humanidad universal). No podemos tomar una actitud paternalista con respecto al destino de millones de personas. No creo en el buen salvaje y tampoco en las arcadias precoloniales. Sin embargo, considero que nada bueno se ha logrado con el contacto con las sociedades del Viejo Mundo, hace unos siglos, y del mundo globalizado, en estos tiempos. Las motivaciones de estos contactos han tenido matices racistas (disminución o anulación imaginaria de la humanidad del otro, en mis propias palabras) y muchos lo siguen teniendo.

Alguna vez una amiga me dijo que lo único bueno que trajeron los españoles a América fue su idioma. Hoy mi amiga se retracta de sus palabras: de ese contacto no ha surgido nada positivo.

Hoy tenemos una oportunidad para no cometer los mismos errores. No quiero parecer anacrónico colocándome como un otrora conquistador. Eso sería de mal gusto. No somos conquistadores, pero sí formamos parte de la tan mentada ‘aldea global’. La misma que ha extendido sus necesidades de recursos a tierras de personas que son ajenas a nuestro mundo, pero que merecen el mismo respeto. Como parte del mundo globalizado abogo por una visión no racista del tema indígena. Una en la que la palabra indígena deje de ser un sustantivo y pase a ser un mero adjetivo.

https://i2.wp.com/www.survival.es/lib/img/content/stampitout_es.jpg
Plántale cara al racismo

P.D.

Me alegró ver que  Survival.es tienen campañas concretas para luchar contra el racismo. De hecho, la reflexión sobre estos temas se los debo al equipo de Survival.

Hace poco recibí en mi casa un sobre con postales y pósters de su campaña ‘Plántale cara al racismo’. Lo que más me atrajo de esta campaña, y fue la razón por la que pedí apoyarlos, es que conectan precisamente el tema indígena con el del racismo. Me despido invitándolos a formar parte de esta campaña. Aquí reproduzco lo que dice cada postal:

“Para describir a los pueblos indígenas se han empleado, desde la era colonial, términos tales como “primitivos” o de la “Edad de Piedra”, palabras que refuerzan la idea de que estos pueblos han permanecido sin cambios de generación en generación. Pero esto no es cierto. Todas las sociedades se adaptan y cambian, no sólo la nuestra. Los pueblos tribales no son más “salvajes” que el resto de nosotros.

La idea de que los pueblos tribales están atrasados conduce directamente a su persecución. Por ejemplo, se afirma que obligarles a desarrollarse es “por su propio bien”, y que así “se ponen al día” con el resto del mundo “civilizado”. Los resultados son siempre catastróficos: pobreza, alcoholismo, prostitución, enfermedad y muerte.

Como Survival, que trabaja para asegurar que el modo de vida de los pueblos tribales sea reconocido y respetado, yo también sostengo que la destrucción de puebloes enteros no puede ser justividaca en cnombre del “progreso”. “

Una respuesta to “Plántale cara al racismo”

  1. Son imagenes realmente impactantes las del principio de este post. Hacen que uno piense de manera menos egocentrista. Lindo blog Neto! =)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: